Aleksandr Marinesko, un capitán turbulento

Retrato del héroe naval soviético Aleksandr Marinesko

Marinesko es conocido por ser un oficial naval de origen soviético. Debido a su papel en la Gran Guerra y a ser protagonista de crímenes de guerra, es blanco de acaloradas discusiones.

Orígenes de Aleksandr Marinesko

Nació en la ciudad de Odesa, en Ucrania, el 15 de enero de 1913. Hijo de un ex marinero, Marinesko siempre mostró gran interés por la marina de su país. Interés que le llevó, más tarde, a unirse a la marina, gracias a la influencia de su padre.

Inició su entrenamiento en la Marina Mercante Soviética en la flota del mar Negro. Sus comandantes pronto notaron la iniciativa de Marinesko y le asignaron un puesto de mando en la flota más antigua de toda Rusia, la Flota Báltica. Más tarde se le asignó el cargo de teniente gracias a diversas maniobras y actividades. Dos años más tarde sería nombrado teniente principal.

Retrato del capitán Marinesko

En noviembre de 1938 por sus habilidades y destrezas se le concedió el puesto de mando en el nuevo submarino M- 96 de la Flota Báltica. En dicho submarino efectuó diversas actividades que sorprendieron a la comanda soviética. Siendo Marinesko el comandante, el submarino fue declarado el menor de toda la Flota Báltica, lo que le valió un reloj dorado y el ascenso a capitán teniente.

Marinesko en la Segunda Guerra Mundial

La Alemania nazi dominaba el continente europeo. Era la potencia más temida por el resto de países.

En el año 1941 los alemanes eligieron atacar a la Unión Soviética, por lo que la Flota Báltica decidió mandar a su mejor submarino, el M-296, capitaneado por Marinesko. El submarino debía llegar hasta el mar Caspio. Durante el trayecto, Marinesko detectó una patrulla cercana a la costa de Finlandia, con lo que descubrió una barcaza de artillería pesada de origen alemán. Se le disparó un torpedo y Marinesko, al ser testigo del hundimiento de la barcaza objetivo, fue el que dio el informe.

Sin embargo, la explosión del torpedo expuso al submarino. Las patrullas del ejército alemán que se encontraban cerca del lugar rodearon al M-296 listas para atacarlo. Gracias a unas maniobras realizadas a la perfección lograron salir ilesos. Así llegaron a la bahía de Narva, donde desembarcaron.

El fin del submarino era servir como barco de entrenamiento, pero no pudo cumplir su función debido al bloqueo al que lo sometieron los alemanes.

El 12 de febrero de 1942, estando de servicio, el M-296 fue alcanzado por un proyectil pesado de la artillería alemana, lo que generaría unos daños tan altos al submarino que tuvo que darse de baja del servicio hasta ser reparado.

Foto de un modelo de m-296 en Odessa
Modelo de M-296

La reparación del submarino se demoró más de 4 meses, tiempo en el que Marinesko, fuera de su área de confort e incómodo sin su barco de guerra, comenzó a beber sin control, lo que le trajo problemas de alcoholismo.

Lo expulsaron del partido comunista como miembro listo para ser candidato aunque más tarde volverían a aceptarlo nuevamente como miembro cuando le reconocieron la acción de la mitad de su tripulación regresara a salvo. Esto le supuso ascender a capitán de tercer rango, además de una condecoración de la Orden de Lenin.

El transatlántico Wilhelm

Este moderno trasatlántico fue construido bajo la orden de Hitler. Fue una de las construcciones más caras de la época. Contaba con 8 cubiertas e instituciones de grandes proporciones. Uno de los puntos a favor del trasatlántico era que toda la tripulación tenía derecho a disfrutar de cualquier espacio del barco, el favorito de todos era la piscina climatizada.

El trasatlántico se inauguró el marzo del año 1938 y se empleó como buque cuartel donde se alojaba la armada. Por este motivo decidieron pintar su exterior de gris, para deshacerse de su llamativa apariencia.

Fotografía del translatántico Willhelm

Aleksandr Marinesko y el transatlántico Wilhelm

En enero del año 1945, Marinesko sale de la base naval de Porkkala a bordo del submarino S-13 para situarse cerca de Kohlberg. El 13 de enero de ese año comenzaron los ataques enemigos contra el S-13. Se cuenta que los torpedos alemanes eran duros y difíciles de resistir, pero con maniobras evasivas lograron salir ilesos y seguir buscando enemigos.

El 30 de enero de 1945 zarpó el trasatlántico Wilhelm mientras sus capitanes discutían qué ruta seguir para evitar problemas. Pasadas las horas las decisiones fueron cada vez más claras. Viajaban con las luces apagadas entre la neblina para evitar que los soviéticos pudieran detectarlos. Mientras navegaban por la isla de Bornholm, se notificó al Wilhelm que un dragaminas estaba cerca de su posición, por lo que encendieron las luces de navegación. Al hacerlo fue detectado por el submarino S-13, bajo las órdenes de Marinesko.

El S-13 contaba con un total de 4 torpedos que se ordenaron disparar contra objetivo. Tres de ellos lograron impactar contra el Wilhelm: el primero impactó sobre la proa, el segundo en la zona de la piscina aniquilando al personal médico presente y el tercero impactó en la popa, sobre la zona de generadores e inutilizando la energía. El cuarto torpedo no logró salir de S-13 por fallas internar y se ordenó su desactivación.

Tras los impactos el trasatlántico Wilhelm aún tardó 44 minutos en hundirse. Los daños que el submarino de Marinesko ocasionó en el trasatlántico fueron irreparables y hubo muchas bajas en la flota alemana. Un porcentaje muy bajo de personas se salvaron en el suceso. Los datos oficiales hablan de un total de 9500 víctimas.

Imagen de un sello conmemorativo de Marinesko en Moldavia
Sello con la efigie de Marinesko

Consecuencias para Marinesko

El hundimiento del trasatlántico Wilhelm cuando capitaneaba el S-13 no fue la única decisión desacertada que tomó Marinesko en su carrera. Días más tarde ordenó el ataque a otro barco nazi, el General con Steuben, causando la muerte a 4000 personas.

Como consecuencia de estos ataques y de sus problemas con el alcohol fue dado de baja. Además se enfrentaba a cargos judiciales y dejó de ser considerado capaz de prestar servicio.

Tantos problemas había tenido estando ebrio que un día llegó a presentar su dimisión por un enfrentamiento que tuvo con el comandante de la división.

Todo esto añadido a su tendencia a violar las reglar y a su carácter conflictivo para con el resto de marineros le valió para no ser reconocido héroe de la Unión Soviética, ya que no poseía el perfil de un héroe de guerra.

Muere de una úlcera, con apariencia débil y andrajosa y sin el respeto de sus colegas marinos.

Tumba de Aleksandr Marinesko
Tumba de Aleksandr Marinesko

A día de hoy, el hundimiento del trasatlántico Wilhelm se considera la peor tragedia de la historia marítima y a Marinesko como a uno de los asesinos más despiadados de la Unión Soviética.

Legado de Marinesko

Una calle en San Petersburgo lleva el nombre “Ulitsa Marinesko” en honor a este personaje y en varias ciudades rusas hay monumentos en su recuerdo. En la novela Grabwalk (2002) Marinesko es el personaje principal.

Ampliar información y más

Si estás interesado en maquetas de submarinos puedes visitar nuestra sección pulsando en el enlace.

Aquí te dejamos otros artículos que te pueden interesar:

[asa_collection]Submarinos[/asa_collection]

[asa tpl="flat_box_vertical"]B07B41CBYV[/asa]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.