¿Cómo pintar con aerógrafo con pintura acrílica?

mejores marcas de aerografos, aerografo evolution silverline 2 in 1, aerografos harder and steenbeck

En el mundo del modelismo es necesario dominar una técnica fundamental si queremos que nuestras maquetas cuenten con un acabado de calidad y brillen en nuestra colección. Si, hablamos de pintar con aerógrafo y pintura acrílica, un proceso que, aunque sencillo, requiere de cierta habilidad que se adquiere con la práctica constante y ciertos conocimientos básicos.

Las pinturas acrílicas para aerografía son las más utilizadas para el modelismo y siempre que compres una nueva maqueta debes prestar atención a las instrucciones para comprobar el tipo de pintura que esta requiere y los colores que necesitarás.

¿Qué es un aerógrafo?

Es un dispositivo que utiliza aire a presión para pulverizar pintura sobre una superficie. Emplea para ello diferentes tipos de boquillas y presiones.

Un aerógrafo puede utilizar pinturas acrílicas, al óleo, tintes, tinta, colorantes, pinturas bi-componente, pintura bodypainting, maquillaje, puntura metalizada, pintura neón, pintura comestible y colorantes fluorescentes, pero en este artículo nos centraremos en las pinturas acrílicas para maquetas y las técnicas que necesitas dominar.

mejores aerografos modelismo
Entra en nuestra sección de aerografía

¿Qué son las pinturas acrílicas?

Es un tipo de pintura muy común, con diversos usos y una de las más sencillas de utilizar en aerógrafo. Las puedes encontrar también como pinturas plásticas y sirven para pintar sobre lienzos, tejidos, cartón, plástico, acetato o papel.

Son pinturas que secan con gran rapidez y puedes aplicarlas en capas. Su durabilidad es excelente ya que sus pigmentos están disueltos en polímeros acrílicos, esto las hace resistentes al agua, pero no soportan la acetona, el alcohol y otros disolventes químicos.

pinturas acrílicas para aerografo vallejo
Visita nuestra sección de pinturas acrílicas

Consejos antes de pintar con aerógrafo sobre plástico

Si has decidido pintar con aerógrafo tu maqueta debes saber que has tomado el camino más difícil. Pintar con pinceles es más sencillo y brinda un buen acabado para una colección casera. Ahora bien, si planeas exponer tus maquetas en algún evento especial a futuro, entonces el aerógrafo es para ti.

Para empezar a pintar tu maqueta primero debes tener presentes los siguientes consejos:

Preparación de la maqueta

Rellena con masilla cualquier hueco o desperfecto en la maqueta. Deja que seque y luego procede a lijar la pieza o superficie que vas a pintar.

Lava con agua y jabón las impurezas y restos de grasa, masilla y cualquier suciedad que pueda tener la superficie. Puedes ayudarte de agua tibia, jabón suave y un cepillo de dientes.

Prueba la pintura

Una vez preparada la pintura según las indicaciones del fabricante, debes de probar pulverizando en una superficie. Algunas marcas presentan diferentes concentraciones de polímeros y pigmentos y pueden empapar, gotear o llenar de vetas tu maqueta.

Ten a mano un sellador

El plástico es un material no poroso, por lo que necesitarás de un sellador transparente para fijar los colores.

Prepara el espacio

Esto es fundamental, ya que no deberías dejar el espacio de trabajo mientras pintas. Reúne todas las pinturas, diluyentes, herramientas y accesorios que necesitas.

Cubre el espacio de trabajo para evitar manchas indeseadas. El espacio debe estar bien iluminado para poder ver todos los detalles de la pieza.

Ten a mano agua destilada, ya sea como diluyente o como limpiador, siempre necesitarás de ella así que asegúrate de contar siempre con un envase cerca de ti.

Técnicas útiles para pintar con aerógrafo

Siempre aplica primero una capa de pintura y deja secar. Repite el proceso hasta que el acabado sea prolijo. Debes ser paciente con el tiempo de secado, solo así evitarás la mezcla de pinturas en caso de aplicar diferentes colores.

Si solo vas a pintar una pequeña superficie o pieza, no lijes, porque la textura de la maqueta cambiará y el acabado no será agradable.

Practica la distancia entre el aerógrafo y la superficie a pintar, la distancia nunca es la misma y varía según tu técnica, presión y proporción de aire y pintura a aplicar. Si pintas muy de cerca, la pintura se acumulará en exceso en la superficie y formará una superficie irregular; si pintas desde muy lejos puedes perder el control del trabajo de pintura, la pintura se secará en el aire antes de alcanzar la maqueta y dejará finas manchas en su superficie.

Si vas a utilizar colores diferentes, inicia siempre por el color más claro y entre cada cambio de color pulveriza liquido limpiador, así evitarás desmontar el aerógrafo cada vez que cambies de pintura.

Utiliza pintura para modelismo

Las pinturas para modelismo acrílicas tienen una formulación con pigmentos finos ideales para obturadores de 0,15 a 0,4 mm. Sin embargo, siempre deberás diluirla con ayuda de diluyentes o thinners indicados por cada marca de pintura.

No pruebes diluyentes diferentes a los recomendados, ya que cada diluyente trabaja de forma diferente con cada pintura y las marcas solo trabajan con aquellos que garantizan los mejores resultados.

Por supuesto, si deseas experimentar te diremos que lo cierto es que casi todas funcionan bien diluidas con alcohol, agua o acetona, pero lo mejor es iniciar con los recomendados.

Aprende a sujetar el aerógrafo

Los aerógrafos se sujetan como lo haces con un lápiz o un pincel. El dedo índice es el que acciona la palanca. No te acostumbres a accionar la palanca con el pulgar, puede parecer más sencillo así, pero reduce tu rango de movimientos y precisión al pintar.

Prueba primero con agua

Inicia la sesión pulverizando agua destilada para comprobar el funcionamiento de los equipos. Si es tu primera vez preparando mezclas de pintura o esta no cuenta con las instrucciones, inicia con pintura muy diluida y ve aumentando la concentración poco a poco hasta obtener la mezcla adecuada.

Recuerda que la pintura espesa atasca el aerógrafo. La mezcla adecuada debe tener un aspecto y una consistencia similar a la leche.

Prepara la pintura

Agrega diluyente en el depósito del aerógrafo en la proporción que necesitas y luego la cantidad adecuada de pintura. Mezcla con un pincel y listo. Pulveriza sobre una hoja y calibra el aerógrafo. Nunca pulverices sobre la pieza porque el primer disparo siempre contiene diluyente sin pintura.

Si necesitas una mayor cantidad de pintura, prepara la dilución en un envase con tapa de rosca y vierte la cantidad que necesites en el depósito con ayuda de una pipeta cuentagotas. No te preocupes si sobra pintura diluida, en un envase con rosca esta preparación se conserva durante mucho tiempo.

Calibra adecuadamente tu aerógrafo

La combinación de dilución de pintura, presión, obturador, aguja y presión son necesarios para un buen trabajo de pintura. Todos estos parámetros deben ser calibrados antes de cada trabajo de pintura para alcanzar las condiciones que requiere tu maqueta.

Por ejemplo, si tienes un obturador de 0,2 mm y baja presión, necesitas pintura más diluida que si trabajaras con un obturador más grande y con presiones más altas. Todo esto puedes probarlo sobre un papel antes de pintar. Con la practica conocerás las combinaciones adecuadas y el proceso de calibración será rápido.

pintar con aerógrafo
Técnica de pintura con aerógrafo

Evita obstrucciones

La parte delantera del aerógrafo siempre debe permanecer en una posición inclinada hacia abajo mientras pintas, esto facilita la salida de la pintura y evita el reflujo de la misma a zonas posteriores de la herramienta.

Si tienes un aerógrafo de doble acción, antes de pintar siempre debes expulsar aire y luego, pulverizar poco a poco la pintura. Luego de cada pasada, deja de pasar pintura y corta el aire, esto asegura que lo primero y lo último que sale del aerógrafo es aire y evitará acumulaciones de pintura en el obturador, mismas que pueden secarse y obstruirlo.

Revisa siempre la parte final de la aguja y boquilla cuando pintas. Si observas pintura acumulada, debes retirarla con una servilleta o paño impregnado en diluyente, agua destilada o alcohol. Si no lo haces, la presión de aire expulsará esta bola de pintura sobre la maqueta y dañará el acabado.

Al terminar de pintar debes vaciar el depósito y llenarlo de líquido limpiador, pulveriza hasta que el líquido salga transparente. Luego, debes desmontar la boquilla exterior, la aguja y la cazoleta si esta es desmontable.

Limpia bien las zonas metálicas sin juntas con liquido limpiador o acetona y una servilleta absorbente de buena calidad que no deje partículas sobre el equipo. Limpia el conducto interior entre la cazoleta y el obturador con ayuda de alguna varilla o escobilla.

Cualquier zona con junta de goma no debe ser limpiada con frecuencia con acetona o disolvente, puedes desgastarlas. Solo límpialas si es necesario.

Guarda el aerógrafo desmontado en un lugar seguro para que todas las piezas se sequen por separado.

Este proceso, aunque tedioso, es necesario si quieres contar con un aerógrafo listo para pintar la próxima vez que desees utilizarlo. De lo contrario encontrarás obstrucciones, suciedad, pintura que sale de forma intermitente o que burbujea en la cazoleta, problemas que puedes evitar con una buena limpieza.

Según el uso y las indicaciones del fabricante, debes realizar limpiezas completas cada cierto tiempo. En estos casos debes desmontar por completo el aerógrafo y limpiarlo con los productos adecuados. Si cuentas con un equipo de limpieza por ultrasonidos puedes lograr una limpieza rápida, sino, debes hacerlo a mano.

Durante este desmontaje debes revisar las siguientes partes:

Juntas tóricas: se desgastan y rompen con el tiempo. Debes contar con repuestos para sustituirlas.

Aguja: siempre debe estar recta y afilada.

Obturador: su salida debe ser redonda, sin ninguna deformidad o fisura.

Gatillo y el émbolo: deben ser engrasados con aceite para aerografía.

Cuenta con un soporte para aerógrafo

Este accesorio es necesario para evitar derrames de pintura, caída del aerógrafo y otros accidentes mientras pintas tu maqueta. Un soporte permite posar el aerógrafo en la mesa en una posición segura para liberar nuestras manos y manipular la maqueta.

El soporte debe ir situado junto a la mano con la cual manejamos esta herramienta. Si eres zurdo, el soporte irá a tu izquierda.

¿Cómo empezar a pintar maquetas con aerógrafo?

Los aerógrafos brindan una gran libertad a la hora de trabajar con maquetas, permiten realizar envejecimientos, camuflajes, difuminados y más. Además, te permiten pintar de manera rápida y sin desperdiciar pintura.

Al pintar con aerógrafo maquetas de plástico siempre debes realizar tres pasos fundamentales:

  • Limpiar.
  • Lijar.
  • Pintar.
  • Sellar.

En tu espacio de trabajo siempre debes de tener a mano:

  • Agua destilada.
  • Algodón.
  • Bolas de rodamiento (pequeñas, para usar como agitadores en los envases de dilución)
  • Cartulina blanca.
  • Cinta para enmascarar.
  • Disolventes.
  • Envases de cristal con tapa de rosca.
  • Líquido para enmascarar.
  • Palillos redondos.
  • Papel de periódico.
  • Rollo de servilletas, papel higiénico o papel de hogar que no deje residuos.
  • Tijeras.
  • Una cuchilla afilada.
  • Una regla metálica.
  • Varillas de madera o cristal (agitadores)
e100 trumpeter
Maqueta pintada con aerógrafo

¿Cómo diluyo la pintura?

Por lo general, para pintar con aerógrafo, debes diluir siempre en una proporción del 50%. Utiliza cuentagotas diferentes para la pintura y el diluyente y prepara la mezcla en un envase con tapa de rosca limpio o en el compartimento del aerógrafo. Si quieres acabados especiales, debes experimentar con diluciones mayores.

Siquieres saber si tienes la consistencia adecuada solo debes tomar un poco de pintura con un pincel y dejar que una gota ruede por la pared del envase. Si deja un rastro de pintura definido, la proporción es adecuada, si deja un rastro acuoso, debes corregir la proporción.

La seguridad al pintar con aerógrafo

La mayoría de las pinturas acrílicas no son tóxicas, pero los selladores o lacas si pueden serlo. Pinta en un espacio despejado, ventilado y alejado del fuego o de cualquier chispa. Utiliza una máscara siempre que utilices un sellador.

¿Cómo aprender a usar un aerógrafo?

Lo importante es la práctica. Si quieres dominar la habilidad de pintar con aerógrafo, antes de pintar tus maquetas entonces debes practicar con una hoja de cartulina:

Tiempo total: 1 hora

Preparar el entorno de pruebas

Lo primero es trazar con regla y lápiz líneas paralelas separadas entre sí unos 4 cm.

Primeras ráfagas

Prepara la pintura y pulveriza sobre las líneas siguiendo su dirección. Mantén una distancia de unos 5 a 7 cm.

Técnica de movimiento

Para lograr un trazo perfecto debes mover el brazo paralelo al papel, no tu mano. Recuerda moverlo en línea recta y no en arco, o provocarás una acumulación de pintura.

Técnica de rociado

Mueve el brazo antes de apretar el gatillo del aerógrafo y deja de pulsar al llegar al final, pero sin detener el movimiento de tu brazo.

Nueva técnica

Al dominar este ejercicio puedes pasar al siguiente, que consiste en unir las líneas paralelas con trazos en zig-zag.

Control del movimiento

Los picos no deben sobrepasar nunca los limites superior e inferior trazados con la regla y el lápiz. Para ello debes dominar tu brazo y tu mano.

ÚItimo paso

Cuando ya domines este ejercicio, pasarás a dibujar círculos entre las líneas de cuatro centímetros trazadas a lápiz.

Cuando domines los círculos, podrás pintar alguna maqueta. De preferencia debe ser una vieja o alguna que tenga algún defecto y que por ello has dejado de montar. Así dominarás y perfeccionarás la técnica necesaria antes de pasar a pintar tus propias maquetas.

Practicando estos ejercicios en poco tiempo se habrá adquirido la habilidad suficiente como para comenzar a hacer pruebas sobre una maqueta, preferiblemente vieja, antes de arriesgarse a hacer experimentos sobre un modelo que puede ser irreemplazable.

¿Cómo pintar una maqueta con aerógrafo y pintura acrílica?

Una vez cargado el aerógrafo con la pintura diluida y preparada la superficie a pintar, lo primero que debes hacer es probar en un papel o cartulina blanca que la pintura esté diluida a la perfección. Si es así, puedes empezar a pintar.

Mantén la maqueta a una distancia de unos 15 a 20 cm y pinta con cortas pulsaciones, moviendo el aerógrafo de lado a lado evitando acumular pintura en los trazos ya realizados.

En este punto solo debes cubrir toda la maqueta con el tono base. Deja secar unos 10 minutos. No saltes este paso, porque la primera capa de pintura ayuda a que las siguientes capas queden bien repartidas y su adhesión a la maqueta sea mejor.

Aplica los colores finales a la maqueta, siempre empezando por el tono más claro.

Si tienes una maqueta con camuflajes, da una base con el color principal, enmascara y aplica los demás tonos, empezando siempre por el más claro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.