Consejos generales sobre pintura con pincel

como pintar con pinceles

Una de las formas más baratas y tradicionales para pintar nuestras maquetas es utilizar pinceles, pero que esto no te engañe, puedes creer que es sencillo, pero requiere de práctica y esfuerzo para lograr acabados increíbles y de calidad. Si quieres empezar a pintar tus maquetas con pinceles sigue estos consejos generales sobre pintura con pincel para dar vida a tu pasatiempo, no importa si construyes tanques, aviones o autos, tenemos consejos especiales para cada uno de ellos.

El arte de pintar maquetas con pincel

Empezaremos con algunos consejos básicos sobre pintar maquetas con pincel:

Prepara un lugar adecuado

Lo primero que debes de tener en cuenta es trabajar en un lugar limpio y sin polvo, antes de empezar a pintar debes de limpiar la mesa de trabajo y cubrirla con periódicos, aún si crees que está limpia, una mota de polvo puede arruinar el acabado de tu pintura en el momento menos oportuno.

Elige el mejor orden para pintar maquetas

Planifica cuidadosamente el orden en el que pintarás la maqueta para no tocar la superficie pintada y construir las herramientas necesarias para sujetar las piezas sin afectar el acabado. Puedes emplear palillos de madera para las más pequeñas y alambres de cobre o acero para las más grandes.

Mezclar y diluir la pintura

Antes de pintar maquetas con pincel debes tener en cuenta los tipos de pintura que existen y los procesos necesarios para utilizarla. Algunas pueden utilizarse directamente del envase y otras se diluyen para restar intensidad al color o para lograr una mayor fluidez sobre la superficie. Si utilizas pintura muy diluida estarías aplicando una veladura o un lavado, ambas son técnicas que te darán excelentes resultados.

Las mejores pinturas para pintar maquetas son las acrílicas, aunque también puedes optar por oleos. Estos se colocar en una paleta y se mezclan o diluyen con aceite de linaza u otros diluyentes para crear acabados.

Si quieres utilizar acuarelas ten presente que se mezclan entre sí y pueden diluirse con agua. Se aplican para crear lavados transparentes.

Los esmaltes deben de mezclarse muy bien para que cubran todas las superficies y no creen rayas brillantes al secar, también deben de mezclarse con diluyente en un recipiente limpio o en la paleta de colores.

¿Cómo aplicar una capa uniforme?

Para acabados uniformes debes dar dos manos de pintura diluida. Carga el pincel solo hasta la mitad con pintura y escurre el exceso en la paleta. Aplica empezando por los detalles más difíciles y termina con el resto. Elimina cualquier estría de pintura para evitar un mal acabado y no roces los bordes porque depositarás un exceso de pintura.

Las pinceladas deben ser suaves para no dejar rayas en la pintura, trabaja rápido y de manera sistemática, no te detengas o dañarás el acabado.

Una vez seque la primera mano o capa, puedes dar la segunda. Aunque, si notas que la superficie está marcada por polvo o estrías, puedes pulirla con una lija de agua fina.

Fusión de colores

Se conoce como fusión a la transición gradual de un color a otro. Esta técnica es perfecta para los muñecos o miniaturas, especialmente para reproducir el tono de la piel y la ropa. También es muy útil para acentuar sombrar y colores delicados.

De todas las pinturas, el óleo es la pintura más sencilla de fundir, pero puedes lograr grandes resultados con acuarelas y acrílicos.

Para hacer una buena fusión debes aplicar pocas cantidades de pintura y trabajar desde el límite de un color hacia el otro, pasando el pincel en bisel.

¿Cómo aplicar un realce?

Los realces nos permiten destacar los bordes y subrayar texturas y detalles. Para esto se utiliza un color muy pálido, o blanco. Toma muy poca pintura con la punta del pincel, escurre la payor parte y aplica en la superficie sin apretar, permitiendo que los bordes tomen una cantidad mínima de pintura.

Color y mezcla

Antes de pintar, sea con pinceles o aerógrafo debes conocer la teoría de los colores y saber mezclarlos, para esto necesitas manejar el círculo cromático o carta de colores.

El circulo cromático parte de tres colores que no pueden ser elaborados mezclando otros: amarillo, magenta y cian. Estos son los colores primarios y a partir de ellos puedes obtener otros colores.

Los colores primarios se encuentran en el centro del círculo, aquellos que componen el segundo circulo se conocen como colores secundarios y se forman al mezclar dos de los primarios.

En el tercer circulo se encuentran los colores terciarios, estos se logran al mezclar un primario y un secundario en determinadas proporciones, dando lugar a varios rojos, azules, verdes, amarillos y más. A estos colores necesitas agregar el negro y el blando.

Pero estos conocimientos no bastan, también conviene conocer algunos trucos:

  • Para aclarar rojo y negro debemos de tener cuidado, ya que si se mezclan con blanco pueden volverse rosa o gris muy rápido.
  • Para dar sombra al rojo debes emplear el color carmín. Para sombras más oscuras puedes mezclarlo con el verde.
  • Para aclarar el negro debes utilizar una pizca de blanco y un color sepia.
  • Si quieres un acabado negro brillante puedes aclararlo con gris azulado o con toques de blanco o azul oscuro, sin diluir.
  • No existe problema alguno al preparar colores terciarios, pero si algunos secundarios, sobre todo purpura o violeta, es conveniente comprar colores primarios y secundarios y con ellos obtener los terciarios. Así ahorrarás dinero.
  • Los colores secundarios son complementarios del color que no se emplea en su elaboración, por ende, el contraste entre ambos es fuerte. Si quieres oscurecer un color, mézclalo con su complementario.
  • Compra una buena paleta para mezclar tus pinturas, debe permitirte controlar su consistencia y ser fácil de lavar.
  • Si vas a utilizar disolvente, compra envases limpios de vidrio en el que puedas mezclar pintura y disolvente. Debe tener tapa para guardar la mezcla o bien, puedes lavarlo al acabar.

¿Cómo pintar maquetas de plástico?

Pintar modelos es una de las partes más satisfactorias y divertidas de este pasatiempo. A la hora de pintar maquetas de plástico debemos de tener en cuenta algunos detalles específicos:

Tipo de pinturas

Toda pintura está formada por tres partes: pigmento o color; resina, que es la responsable de unir el pigmento a la superficie y el disolvente que es aquel que mantiene la mezcla líquida.

Ya mencionamos que la mejor pintura para maquetas es la acrílica, pero lo cierto es que existen dos. Conocer sus beneficios te ayudará a elegir la mejor:

Esmaltes: elaboradas con alcoholes minerales, secan con rapidez y dan un acabado brillante.

Acrílicas: secan más rápido que los esmaltes y son fáciles de limpiar.

Prueba y elige cuál es mejor para ti y tu estilo a la hora de pintar tus maquetas. Quienes son aficionados a las maquetas suelen elegir una de estas dos.

Aplicación de la pintura

Existen tres métodos básicos para aplicar pintura en maquetas de plástico: pinceles, spray o aerógrafo. Cada uno tiene sus ventajas y desventajas.

Pinceles: es el método más sencillo. Es perfecto para pintar piezas pequeñas. No es lo más recomendable para pintar carrocerías, fuselajes de avión o superficies de tanques y barcos.

Si quieres evitar al máximo las marcas no debes superponer pinceladas. Es decir, no debes pasar dos veces sobre un área que acabas de pintar.

Cuando terminas de pintar debes de limpiar los pinceles con diluyente si has utilizado un esmalte. Si se trata de pinturas acrílicas, puedes emplear agua y jabón. Si quieres que tus pinceles tengan una larga vida útil puedes guardarlos siempre con la punta hacia arriba y deben secar al aire.

Spray: es el método más utilizado para pintar modelos de coches. Ofrece un acabado suave, es más rápido y no requiere limpieza. Lamentablemente, pintar con spray derrocha pintura, ya que su zona de pulverización es amplia. Además, sus colores disponibles son limitados y no dejan preparar mezclas. Son recomendables para modelos de un solo color.

Estas pinturas deben de utilizarse en entornos abiertos. Al pintar debes iniciar la pulverización antes del modelo y terminarla después, nunca sobre la maqueta, así lograrás un acabado liso y perfecto.

Aerógrafo: muchos aseguran que es la mejor herramienta para pintar modelos y maquetas de pequeña escala. Con un compresor, los aerógrafos son envases de spray infinitos. Además, permiten elaborar mezclas y al controlar la presión y el tamaño de la boquilla puedes crear desde finas líneas hasta acabados con efectos variados.

Un aerógrafo es la herramienta más fácil de utilizar, es perfecto para modelistas principiantes. Los aerógrafos son más baratos a la larga que el uso de spray, solo necesitas utilizar la pintura recomendada por el fabricante.

Pinta capas

Ya sea que pintes o no con pinceles, las pinturas deben de utilizarse en capas para lograr un buen acabado. Las capas más utilizadas son 3: imprimación, capa de color y capa protectora.

Capa de imprimación: prepara la superficie para poder pintar sobre ella. Se emplea un color básico como el gris.

Color: es la capa que da el color deseado al modelo.

Capas protectoras: son de color transparente y dan un acabado brillante. Son perfectas para proteger la pintura y aplicar calcomanías. Aportan profundidad y brillo a la pintura.

Pulido y encerado

Al terminar las capas el acabado será excelente y puedes pensar que has terminado, pero puedes mejorarlo con un pequeño trabajo de pulido y encerado.

Utiliza un paño que no suelte pelusas para aplicar un compuesto para pulir, unta el esmalte sobre ella y empieza a frotar. Comprueba el acabado cada dos minutos, notarás que la superficie se notará más brillante y lustrosa.

Después de pulir puedes lavar con agua y jabón el modelo y dejarlo secar. Luego aplica la cera y listo, es hora de disfrutar de tu modelo.

Consejos antes de pintar sobre plástico

No pintes tu maqueta nada más acabar, debes tener presente lo siguiente:

  • Rellena con masilla cualquier agujero que puedas encontrar.
  • Lija la pieza o superficie a pintar.
  • Lava con agua y jabón para quitar cualquier impureza, resto de masilla, grasa o suciedad. Hazlo con un cepillo de dientes y agua tibia.
  • Prueba las pinturas antes de aplicarlas. Todas las marcas son diferentes tienen concentraciones variadas que pueden marcar la superficie.
  • Ten a mano un sellador transparente para fijar el color.

Técnicas para pintar maquetas con pincel

Los pinceles se presentan en diferentes tamaños y grosores, por lo que puedes elegir aquellos necesarios para piezas pequeñas y grandes, incluso puedes llevar la pintura a los agujeros más pequeños. Una vez cuentes con los pinceles adecuados, es importante conocer todas las técnicas que puedes utilizar con ellos:

Pincel Seco: te permite colocar colores uno sobre otro, inicias con un tono oscuro y luego aplicas uno más claro sobre él. Permite dar un tono apagado a las pinturas que coloques por encima.

Por ejemplo, si quieres pintar un tanque que ha estado en batalla en la Segunda Guerra Mundial, la primera capa debe ser negra, así los demás colores tendrán ese tono apagado y envejecido que tanto necesitas.

Lavado: permite crear zonas de desgaste y óxido, es una técnica que se utiliza para envejecer el acabado. Con el pincel aplicas disolvente en las esquinas para lograr el efecto de envejecimiento.

Difuminado: se emplea en miniaturas o para el camuflaje de vehículos de guerra. Para ello debes aplicar el color base, luego el camuflaje, espera a que todo seque y luego con diluyente deberás pintar el borde del camuflaje para difuminarlos.

Fundido o pincel fresco: se trata de mezclar colores para dotar a la maqueta de matiz y volumen.

¿Cómo pintar maquetas con aerógrafo?

El pintar maquetas con aerógrafo es una de las técnicas más sencillas que existen, solo necesitas de un buen compresor y un aerógrafo de calidad con diferentes boquillas y graduaciones de presión. A la hora de pintar con este instrumento debes de tener en cuenta lo siguiente:

Preparación

  • Las pinturas son inflamables y tóxicas a la inhalación. Pinta en un ambiente ventilado y evita pulverizar frente a llamas. No fumes mientras pintas tu maqueta.
  • Utiliza una mascarilla para protegerte al pintar.
  • Cubre la superficie de trabajo con periódico, incluye la pared detrás de la mesa. La pintura pulverizada puede llegar a cualquier rincón.
  • Si es posible, prepara una cabina de pintura y un soporte giratorio para pintar la maqueta sin tocarla. Puedes construirlos tú mismo o comprarlos.
  • Prepara la maqueta como explicamos anteriormente.

Pintura

  • Diluye la pintura según las instrucciones del fabricante. La pintura debe quedar con la consistencia de la leche. Ten presente que, si está muy líquida, la pintura se deslizará por la superficie de la maqueta. Si está muy espesa, atascará el aerógrafo.
  • Aplica capas uniformes de pintura. El proceso es similar a la pintura con spray. Empieza antes de la maqueta, traza una línea recta con tu muñeca y termina de pulverizar más allá del modelo.
  • Pulveriza a una distancia de 15 a 20 cm de la superficie de la maqueta.
  • Si se forman chorretones, es que aplicas mucha pintura a escasa velocidad. Las pasadas deben ser medianamente rápidas y a la distancia indicada.
  • Antes de pintar las grandes superficies, debes pintar los rincones y agujeros poco accesibles para asegurar la máxima cobertura.

¿Cómo pintar maquetas de automóvil con pincel?

Una maqueta de automóvil lleva los mismos pasos que cualquier otra maqueta, sin embargo, la fase de montaje de su interior debe combinarse con la fase de pintura, pues un vehículo debe ir decorado en su interior y una vez armado será imposible pintar con pincel.

Antes de pintar

A la hora de pintar un automóvil debes preparar los colores con los cuales deseas pintarlo. Puedes elegir los colores indicados por el fabricante de la maqueta o escoger tu propia combinación.

Pintura interior

Inicia por el suelo y laterales, continúa con los asientos, interiores de las puertas y el techo. Pinta con delicadeza la palanca de cambio, pedales y cualquier otro accesorio. No te olvides del motor.

Pintura exterior

Una vez armado el chasis y la carrocería deberás pintar el exterior del vehículo. Inicia con el chasis, suele ser de color negro mate o colores metálicos. No te olvides de las suspensiones y el sistema de escape.

Cubre todos los agujeros, si es necesario diluye la pintura para alcanzar los rincones difíciles.

Mientras seca, pinta las ruedas. Si son llantas de aleación puedes pintarlas de color metal claro, aluminio o plata. Tu controlarás el brillo que deseas.

Los neumáticos debes pintarlos con un color negro mate en el borde. Procura realizar trazos limpios en los bordes.

Para la carrocería debes de aplicar el color con pinceles pequeños para evitar la acumulación de pintura en los rincones. Una vez culminadas las partes pequeñas, puedes pintar las superficies grandes con un pincel mediano.

Deja secar durante varias horas para comprobar que la pintura se encuentre en perfectas condiciones o si es necesaria una capa extra. Trata de no tocar demasiado la maqueta.

Las piezas cromadas debes pintarlas con colores metalizados. Ten presente que tardan mucho más en secar que los colores normales.

Una vez pintada la carrocería toca pintar los detalles, puedes enmascarar o bien, echar mano de tu pulso y de la calidad de tus pinceles.

Acabado

Lista tu maqueta tocará colocar las calcomanías y envejecer las partes que consideres necesarias.

¿Cómo pintar maquetas de tanques?

Un tanque tiene una serie de trucos y detalles que debes de seguir para pintarlo correctamente. Como con el automóvil, debes de elegir el esquema de colores y preparar las mezclas a utilizar.

Inicio

Para empezar, siempre debes de pintar la parte inferior del chasis. Deja secar y comprueba el acabado de la pintura. Si no es de tu agrado, puedes retocar. La parte inferior del chasis es el lugar ideal para experimentar con la pintura.

Interior

Si no es un tanque, sino un carro de combate con artillería o vehículo de transporte, siempre deberás pintar primero el interior. Por lo general, el color será el mismo que el del exterior. Esto te facilitará las cosas porque podrás maniobrar la maqueta para pintar a tu gusto y no dejar zonas sin pintar.

Pinta y deja secar. Repasa con un pincel fino las zonas que aún conservan el brillo del plástico.

Exterior

Pinta el chasis del vehículo. Quita las ruedas y diluye la pintura que aplicarás en las suspensiones para que su aplicación sea mucho más fácil.

Cuidando de no tocar las zonas recién pintadas, pinta la caja del tanque. Para los rincones, agujeros y zonas difíciles, diluye la pintura para cubrirlas con mayor facilidad.

Deja secar el carro y pinta las ruedas y la torreta. Si las ruedas tienen una banda de caucho, píntala de color negro mate o gris oscuro, hazlo con cuidado y sin salirte de los limites. Si esto ocurre, retoca el color del exterior. Repite todas las veces que sea necesario hasta lograr un borde perfecto.

Camuflaje

Para aplicar un buen camuflaje debes de empezar siempre por el color más claro, incluso si debe ser cubierto por uno más oscuro. No lo hagas a la inversa.

Demarca los bordes del camuflaje con un lápiz de mina blanda. Si lo crees necesario enmascara, pero ten presente que algunas partes necesitarán de un buen pulso y un pincel adecuado.

Para pintar el camuflaje debes trazar una línea con un pincel medio que limite el borde, luego perfilarás con un pincel fino el borde y rellenarás con un pincel más grande. Al terminar el primer color debes dejar secar unas horas. Luego aplicarás el siguiente.

Al finalizar pintarás los accesorios y herramientas que van sobre el tanque, ya sean cadenas, accesorios metálicos y más. Estos siempre llevarán una primera capa de color negro mate y luego se aplicará una segunda a pincel seco de color acero para lograr un excelente acabado metálico.

¿Cómo pintar maquetas de aviones?

Pintar maquetas de aviones es un proceso delicado. Ten presente que las piezas que van en el interior del fuselaje, como la cabina del piloto, las instalaciones de armas, las ruedas de cola y el tren de aterrizaje delantero, deben de pintarse antes de ser montadas, una vez cerrado el modelo quedarán inaccesibles al pincel.

Como en los tanques, los aviones deben pintarse iniciando con el color más claro.

Alas

Las alas se pintan desde la punta hasta el cuerpo central del avión. Ten en cuenta que requieren de pinceles de pelo suave para pintar las alas.

Orden

Una vez pintada la parte interior del avión y los accesorios, deberás esperar a que seque unas horas. Comprueba si la mano ha quedado perfecta o si debes aplicar otra.

Empieza a pintar desde la parte inferior del fuselaje hasta el área donde el color se une a la parte superior del avión. No te preocupes si te pasas, ya que al ser un color claro lo cubrirás con los colores más oscuros de la parte superior.

El color claro de la parte inferior del avión se emplea en los alerones, flaps y timón de dirección. Aprovecha la pintura y cúbrelos con ella.

Color blanco

Algunos aviones utilizan el color blanco, este es uno de los más delicados de aplicar y debe estar muy bien diluido antes de aplicarlo. Debes pintar con suavidad, con pinceladas delicadas para evitar dejar estrías y marcas.

Enmascarado

Una vez la pintura de las piezas principales esté seca, deberás enmascarar para pintar los detalles y paneles diferenciados del avión. Por supuesto, recuerda que existirán partes que dependerán solo de tu pulso.

Los límites entre colores deben de ser pintados con pinceles finos y trazos firmes. No utilices un pincel en malas condiciones o dañarás el acabado final.

En el caso de los camuflajes solo deberás seguir los mismos pasos que con el camuflaje de los tanques.

Detalles

Una vez lista toda la pintura del avión toca pintar los montantes de la cabina. Para ello necesitarás un pincel pequeño y gran habilidad. Debes dejarlos secar antes de manipularlos y una vez pegados al avión, deberás retocar sus bordes con pintura.

Pinta los neumáticos del tren de aterrizaje y el armamento externo con un pincel muy fino, aunque lo recomendable es pintarlos antes de montar el avión o bien, antes de pintar las piezas más grandes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.